sábado, 5 de marzo de 2011

2011, Año Internacional por un Futuro Sostenible

Desde los años cincuenta, la Asamblea General de Naciones Unidas viene instituyendo “Años Internacionales” dedicados a diferentes problemáticas de interés mundial, que requieren el esfuerzo y la cooperación de todos, estimulando la implicación de gobiernos, instituciones y ciudadanía en general.

Queremos dedicar este boletín a las convocatorias para 2011. Pero ¿Por qué hemos elegido este título, si este año NO ha sido declarado Año Internacional por un Futuro Sostenible o Sustentable? 2011 es el Año Internacional de los Bosques, el Año Internacional de la Química, el Año Internacional de la Mujer Científica, el Año Internacional de los Afrodescendientes, y el Año Internacional del Voluntariado, pero no se ha declarado Año Internacional por un Futuro Sostenible.

Y sin embargo entendemos que no es un título equivocado, porque todos y cada uno de estos importantes Años Internacionales de 2011 contemplan, como uno de sus objetivos primordiales, contribuir a la sostenibilidad. No vienen a desviar la atención de esta problemática vital que demanda la permanente implicación de la comunidad científica, de la educativa y de toda la ciudadanía: cada uno de estos Años Internacionales tiene presente, desde su campo específico, la actual situación de emergencia planetaria y se plantea contribuir a su solución. Veámoslo.

La Asamblea General de Naciones Unidas aprobó la resolución por la que se declaraba 2011 Año Internacional de los Bosques para luchar contra la desertización y el cambio climático y, en definitiva, para promover la acción internacional para la conservación y el desarrollo de los bosques como parte integrante del desarrollo sostenible del planeta.
 
Por lo que respecta al Año Internacional de la química (al que va asociado el Año Internacional de la Mujer Científica, por coincidir con el centenario del Premio Nobel otorgado a Marie Curie por sus aportes a la química), la conmemoración pretende enfatizar la contribución de la química a la sostenibilidad, es decir, a la resolución de los problemas globales y esenciales de la humanidad, como el cambio climático, la alimentación, el agua, la salud, la energía o el transporte.

En cuanto al Año Internacional de los Afrodescendientes, fue aprobado por la Asamblea General de las Naciones Unidas con el objeto de fortalecer las medidas nacionales y la cooperación regional e internacional en beneficio de los afrodescendientes en relación con el goce pleno de sus derechos económicos, culturales, sociales, civiles, y políticos, su participación e inclusión en todas las esferas de la sociedad y la promoción de un mayor respeto y conocimiento de la diversidad, su herencia y su cultura. Con palabras de Álvaro Marchesi, Secretario General de la OEI, “La declaración de 2011 como el año de las comunidades afrodescendientes es una oportunidad que debemos aprovechar para tomar conciencia de las injusticias históricas con estas poblaciones y redoblar el esfuerzo hasta conseguir su reconocimiento histórico y cultural y su igualdad económica y social”. Una oportunidad, pues, para avanzar en el respeto a la diversidad cultural y luchar contra desequilibrios insostenibles.

¿Y qué decir, por último, del Año Internacional del Voluntariado? Baste señalar que se plantea hacer hincapié en el voluntariado como un medio para hacer frente a temas como: la reducción de la pobreza, desarrollo sostenible, cambio climático, la salud, prevención de desastres y la gestión, y la integración social, prestando especial atención a la contribución que el voluntariado aporta a la Declaración del Milenio y los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM)

Cada uno de estos Años Internacionales merece ser glosado en particular, pero aquí hemos querido destacar un hecho de suma importancia: la convergencia de todos ellos en propuestas para avanzar en el logro de sociedades sostenibles. Implicarse en cualquiera de estas celebraciones es implicarse también en el desafío de construir un futuro sostenible para toda la humanidad.
2011 queda pues declarado (implícitamente) como Año Internacional por un Futuro Sostenible. Un año que habrá de culminar el mes de diciembre con la firma en Durban del protocolo para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero prefigurado ya en Cancún. Todas y todos estamos convocados a las acciones que contribuyan a este objetivo vital.
.
Educadores por la sostenibilidad
Boletín Nº 60, 6 de febrero de 2011
http://www.oei.es/decada/boletin060.php